Siempre he pensado que cerrar un año de preparativos de boda, y habiendo ya disfrutado del día, lo mejor es hacer un reportaje Postboda.

Para empezar es una manera de cerrar el círculo, y además de poner punto y final a una etapa que seguro que has disfrutado muchísimo.

Y el postboda, es distendido y relajado. Sin los nervios del día de la boda, los dos sólos (a veces con alguna mascota), sin prisas. Así pues, disfrutando del momento “volvemos a ser los novios”, recordando el subidón del día, y a la vez despidiéndonos de los preparativos.


La playa de las Casetas del Garraf, sin duda, es un lugar ideal por una sesión postboda fuera de temporada alta.

Sin gente, con luz de primerísima hora de la mañana (a las 8h ya estábamos disparando), con brisa suave y la felicidad de los que hace poco tiempo que se han casado.

Por muchas veces más de reencuentros, Ester y Carlos y ¡que sigáis siendo cómo sois!

Laia Ylla