Barcelona es un escenario perfecto para reportajes Postboda. Llena de belleza, con edificios icónicos, mucha gente, y colores y formas con las que jugar, y pasar un buen rato mientras paseamos haciendo las fotos.

Si eres urbanita, y te gusta la ciudad, déjate llevar por su barrio Gótico, y sus callejones. Disfrutarás como lo hicieron la Diana y Àlex, de la Barcelona más auténtica, para tener este bonito recuerdo.

Después de su preciosa boda en otoño (clic aquí), empezamos el Postboda a la Boqueria. Les apetecía entrar y “ramblejar” un poco, para después ir hacia el Call, Plaza Sant Jaume, Calle del Bisbe y Vía Laietana.


Cada parte tiene su encanto, y en cada rincón pudimos hacer fotos diferentes. Que si ahora un contraluz, ahora buscamos el reflejo de una ventana, ahora paramos y reímos…

Me maravilla poder sacar tan de jugo de una sesión, que sea tan rica, tan diferente en cada momento, y que haya tantas fotos bonitas a elegir, que no sepa qué mostrar.

Soltarse una última vez en el Postboda es poner la guinda al pastel, después de tan de tiempo de preparativos.

No se acaba aquí, seguiréis siendo los protagonistas de vuestra vida y de muchas etapas que quedan por venir.

Seguid disfrutant tan intensamente de la vida!

Laia Ylla